El papa Francisco ha denunciado ante la ONU en Nueva York la manipulación interesada de la Carta de las Naciones Unidas para disfrazar de legalidad guerras que en realidad estaban planificadas "con intenciones espurias". Según Francisco, confundir "la norma con un simple instrumento, para utilizar cuando resulta favorable y para eludir cuando no lo es", constituye "un fraude" de consecuencias imprevisibles. "Hay qué empeñarse en un mundo sin armas nucleares, aplicando plenamente el Tratado de la no proliferación, en la letra y en el espíritu, hacia una total prohibición de estos instrumentos". El Papa basó la primera parte de su discurso en un alegato a favor del planeta y de los más desfavorecidos, muy en línea con su encíclica Laudato si, y pidió soluciones urgentes alejadas de la retórica. Dijo: "El abuso y la destrucción del ambiente, al mismo tiempo, van acompañados por un imparable proceso de exclusión (…).La exclusión económica y social es una negación total de la fraternidad humana y un gravísimo atentado a los derechos humanos y al ambiente. Los más pobres son los que más sufren estos atentados… y conforman la hoy tan difundida e inconscientemente consolidada cultura del descarte"

 

Enlace desde aquí al documento o bien pulsando sobre la imagen...

 

 

Papa Francisco

 

 

El pasado jueves día 18 de junio se presentó la carta encíclica "Laudato Si" del Papa Francisco. Como se esperaba es un conjunto de argumentos que describen puntos claves a cerca de como actuar para garantizar el respeto del medio ambiente. Al recogerlos mediante reflexiones científicas, filosóficas, y a través de organizaciones sociales ya ha comenzado a generar polémicas en diferentes sectores de la sociedad...

Enlace desde aquí al documento o bien pulsando sobre la imagen...

 

Papa Francisco

 

En esta Instrucción Pastoral aprobada por la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española,  los obispos quieren compartir su preocupación ante el sufrimiento generado por la grave crisis económica, social y moral. Está estructurada en cuatro partes:

En la primera parte, dedicada a describir la situación social, se fijan en los nuevos pobres y las nuevas pobrezas; jóvenes, niños,  ancianos, mujeres e inmigrantes. Además señala  la corrupción, cuyo origen es la codicia financiera y la avaricia personal.

 

En la segunda parte, señalan cuatro factores que explican la situación social actual: La negación de la primacía del ser humano, el dominio de lo inmediato y lo técnico, el modelo social centrado en la economía, y cierta idolatría de los mercados.

 

La tercera parte es una explicación de los principios de la doctrina social de la Iglesia que iluminan la realidad y pueden ayudar a la solución de los graves problemas.

 

La cuarta parte, ofrece ocho propuestas esperanzadoras desde la fe para vivir el compromiso caritativo, social y político.

- Promover una actitud de renovación y conversión

- Cultivar una espiritualidad que impulse al compromiso social.

- Apoyarse en la fuerza transformadora de la evangelización

- Profundizar en la dimensión evangelizadora de la caridad y de la acción social, desde el testimonio personal y sin olvidar el anuncio explícito de Jesús.

- Promover el desarrollo integral de la persona y afrontar las raíces de las pobrezas.

- Defender la vida y la familia como bienes sociales fundamentales.

- Afrontar el reto de una economía inclusiva y de comunión.

- Fortalecer la animación comunitaria como sujeto eclesial de la caridad.

 

Para leer el documento completo puedes hacer clic aquí.

 

Es el texto de la bula por la que el papa Francisco convoca la celebración del Jubileo de la Misericordia, cuyo lema es «Misericordiosos como el Padre». Nos recuerda que el ser humano debe mirarse en el rostro de Cristo y descubrir en sus ojos misericordiosos que está llamado a ser feliz y transmitir la alegría del Evangelio, a pesar de sus debilidades. «¡Cómo deseo -dice el Papa en este documento- que los años por venir estén impregnados de misericordia para poder ir al encuentro de cada persona llevando la bondad y la ternura de Dios!». El Año Santo de la Misericordia comenzará el 8 de diciembre de 2015, solemnidad de la Inmaculada Concepción, que coincide con la celebración del quincuagésimo aniversario de la conclusión del Concilio Ecuménico Vaticano II, y concluirá el 20 de noviembre de 2016, solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo.

 

Enlace desde aquí al documento o bien pulsando sobre la imagen...

 


Papa Francisco

 

Los obispos de la Comunidad Autónoma Vasca y de Navarra, el Obispo de Bilbao, Mario Iceta; el de San Sebastián, José Ignacio Munilla; el de Vitoria, Miguel Asurmendi; el Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, Francisco Pérez; y el Obispo Auxiliar de Pamplona y Tudela, Juan Antonio Aznárez, han presentado a las comunidades cristianas, al inicio del tiempo de Cuaresma de 2015, la Carta Pastoral “Misericordia entrañable”.

La carta se divide en cuatro capítulos.

1.- Se comienza desarrollando la idea de la misericordia como “característica propia de Dios” y califica a la Iglesia como hogar de misericordia. El texto sigue la línea marcada por el Papa Francisco en la exhortación apostólica Evangelii Gaudium.

2.- La Iglesia en conversión pastoral y en salida es otro de los puntos que explican en la carta, en donde se subraya cómo necesaria la conversión personal a través del encuentro con Cristo “que nos rescata de nuestra conciencia aislada y de la auto referencialidad”.

3.- La carta también apunta a una conversión eclesial, pastoral y misionera, “en la que toda la Iglesia está concernida, para ser fieles a la vocación y misión de la Iglesia”.En el tercer capítulo dedicado a los ámbitos necesitados de misericordia los Obispos hacen referencia a algunos de los campos en los que la misericordia  de Dios “exige ser anunciada y compartida”, como son la convivencia social, la familia, los pobres y excluidos, el sufrimiento y la enfermedad. y algunos ámbitos de la vida pública.

4.- En el último capítulo de la carta se subraya la importancia de ser testigos y mensajeros, donde insisten en la iniciación cristiana  y la transmisión de la fe en las familias y comunidades. “No tengamos miedo de adentrarnos en terrenos desconocidos ni de ofrecer la Palabra de vida a quienes no conocemos”.

Puede leer el documento completo en este enlace.